Diario de un parkinsoniano

Página 8

¡Que le den candela!

Hoy no he conseguido hacerme con ese artilugio infernal, mal llamado respirador, y que a mí me ha resultado más un “ahogador”, en mi clase de natación. Y mira que lo he intentado, pero ha sido inútil. He sido incapaz de mantener mi nariz cerrada, y, sobre...


Con eso me basta

Por fin, ha llegado el día. Parece que fue ayer, pero han pasado cinco años ya, desde la anterior reunión con mis compis de cole de la E.G.B. A lo largo de mi vida he tenido muchos compañeros de viaje estudiantil, pero, probablemente, con ellos, y gracias...


Y ahora qué me vas a hacer

Han pasado varias semanas desde que decidí, o más bien, hicieron decidirme, amenazado a punta de remo de kayak por esos angelitos que tengo por amigos, el empezar el cursillo de natación. Siempre llego un poco antes de tiempo, porque me gusta asomarme a la piscina y ver...


¡Al agua, pato!

Hace ya mucho tiempo, demasiado, que quería quitarme una espinita que se había clavado y enquistado muy dentro de mí, la de aprender a nadar. Sí, aunque parezca mentira, y a mis cuarenta y muchos años, es una de las muchísimas cosas que, todavía, no sé hacer.


A veces, sólo a veces…

A veces, sólo a veces, recuerdo a nuestro padre abriendo la puerta de casa, y a nuestra madre acercándote a mí lado para darte el primer beso, envuelta en tu mantita, con apenas unos días de vida, mientras esperaba impaciente ese momento, rodeado de familiares, estrenando por primera vez...