Diario de un parkinsoniano

¡Ánimo, Jesús!

Jesús es un parkinsoniano precoz, alguna vez he hablado de él en este diario. Es uno de mis compañeros del grupo de apoyo: el segundo en edad, pero el primero, de lejos, en juventud de espíritu. Es la persona más puntual de entre todas las impuntuales que yo conozco: siempre...


A veces los sueños se hacen realidad

Hoy se cumplen dos meses desde la implantación de mis estimuladores neuronales. Si, ya sabes, esa operación que me ha convertido en una especie de cíborg, instalando en mi cerebro tres antenas de radio, y que intenta frenar y mitigar los “efectos secundarios” de ser un parkinsoniano. Aquel día, me...


El teclado musical

Una de las rocambolescas ideas que pasaron por mi cabeza nada más salir de la operación de la implantación de los neuroestimuladores, libre en un principio de mis temblores, y en vista de la reciente llegada de mi cumpleaños, que es siempre, y mientras lo permitan los astros, el 1...


Diagrama de radiación

Han pasado casi cuarenta días desde que escribí la última entrada del diario, y, desde entonces, han sucedido unas cuantas cosas. Al principio, la calma total, la felicidad absoluta de no temblar prácticamente nada. Después, otra vez los temblores, ese aleteo de colibrí característico que empieza en mi mano derecha...


La conexión

Durante el largo fin de semana, más de 72 horas, las heridas han ido cicatrizando. Para evitar problemas, he seguido tomando mi dosis diaria de Sinemet, como si no hubiera pasado nada, aunque he ido desactivando el resto de alarmas en mi móvil: El Xadago, los parches mañaneros de Neupro,...